+34 640 505 630 Teléfono + WhatsApp info@artisal.com

 

Conoce a Isabel Martínez Coquillat

Amigos “del alma” gracias a la foto y los viajes

 

Con Isabel hace ya la friolera de diez años que nos conocemos. Durante esos diez años hemos compartido unos cuantos viajes y destinos y ha sido un privilegio. Pero, lo que más felices nos hace es explicaros que, gracias a la fotografía y a nuestra pasión común por los viajes, nos une una gran amistad. Desde el principio quisimos que Isabel nos acompañara a Nicaragua pero, contrariamente a nuestros deseos, hemos estado con ella varias veces en India, en Estambul y en Cuba. Nicaragua sigue siendo nuestro destino pendiente… ¿Te animas Isabel?

¿Os apetece conocer mejor a Isabel Martínez Coquillat?

 

P.¿Cuáles son tus fotógrafo favoritos?

R. A pesar de la reciente polémica, sigo siendo una fiel admiradora de Steve McCurry, para mí es el maestro. Me encantan también Cristina García Rodero, Annie Leibovitz y Damon Winter, sus retratos me fascinan.

P. ¿Cuál es el rasgo de tu carácter que te define?

R.Creo que la generosidad, me gusta dar, ofrecer, invitar, es lo que más me gusta de mí, aunque no sé si es lo que me define… tengo unos cuantos defectos que seguramente no pasan desapercibidos!

P. ¿Una imagen que nunca olvidarás?

R. Dos, tengo dos imágenes imborrables, y son las caras de mis dos hijos cuando nacieron, la primera vez que los miré a la cara: la mirada fija, silenciosa, profunda y descarada, casi insostenible, de mi hijo y, unos años más tarde, la expresión decidida e independiente de mi hija canalizada en un llanto vibrante y vigoroso .

P. ¿Cuál es tu continente favorito?

R. A falta de descubrir Australia, me quedo con Asia, sus paisajes, sus colores y, sobre todo, la mirada de su gente.

P. ¿Frío o calor?

Calor, siempre calor. Soy un animal de sangre fría, fácilmente tengo frío y quizás por eso necesito el calor, me da energía, ganas de vivir, de salir a ver qué sucede afuera. Se diría que el calor me ayuda a exteriorizar y a relativizar, el frío me empuja a la introspección.

P. ¿Ciudad, montaña o mar?

R. ¡Todo! Es imposible elegir. Soy una “urbanita” que disfruta las instantáneas que nos regala el asfalto pero que no puede vivir lejos del mar y que necesita de vez en cuando calzarse unas botas para pasear por bosques, oler los prados… y las cacas de vacas. La ciudad en la que vivo, Barcelona, es simplemente perfecta, todo está a mano.

P. ¿Qué tipo de fotografía te define?

R. Me siento a gusto con el retrato, tiendo a primer plano y primerísimo primer plano, aunque confieso que sueño con conseguir esa instantánea maravillosa que aún no se ha producido mientras yo estaba mirando a través de mi cámara.

P. ¿Qué país repetirías?

R. Es una buena pregunta, porque creo que habría que repetir todos los países. La percepción de un primer viaje deja muchas lagunas importantes. Aunque parezca que se repite escenario, se descubren otros detalles y sensaciones cuando ya se puede pasar un poco más de largo sobre el decorado. Es como si el escenario pasase a ser el marco de lo que allí ocurre, no en el centro. Creo que mi próxima repetición podría ser Camboya.

P. ¿Cuál es el tipo de fotografía en el que aún te falta mucho por aprender?

Tengo muchísimo que aprender en general y en particular todo lo que se refiere a la fotografía de estudio. El viaje y la fotografía están íntimamente ligados para mí, pero reconozco que el retrato en estudio es un reto que también me gustaría poder afrontar algún día.

P. ¿Tu próximo destino?

R. Myanmar, dentro de unos días, país del que me han llegado imágenes espectaculares y que me atrae porque imagino a mi alcance imágenes vistosas de la vida cotidiana que dan mucho juego para el tipo de fotografía de viaje que me interesa, siempre incluyendo el factor humano.

P. ¿Serías capaz de hacer un viaje sin llevar tu cámara?

R. Lo pienso cada vez que salgo por la puerta con mi maleta, aunque sea para un fin de semana sin grandes expectativas. Reconozco que la dejo en casa cada vez más para los viajes cortos, simplemente porque mi réflex pesa demasiado… aunque la verdad es que cuando no la llevo me arrepiento, fijo.

P. ¿Te gustaría igual la fotografía si implicara no viajar?

R. En mi caso no sé qué es primero, siempre me ha gustado viajar, pero me gusta mucho más desde que disfruto con la fotografía. Creo que ambas aficiones se complementan y se potencian mutuamente. Viajar te da una visión diferente de la vida y cuanto más fotografía de viaje, más se enriquece tu punto de vista en general. Estoy convencida de que gracias a ese enriquecimiento que ofrece la fotografía de viaje, soy capaz de ver más en la fotografía de calle de mi propia ciudad.

P. Tres cosas que no faltan en tu mochila

R. Protector solar, agua y cámara.

P. Como fotógrafo viajero ¿qué es lo que más admiras de un compañero de viaje?

R. Su complicidad con el entorno. Me resulta mucho más fácil fotografiar cuando comparto viaje con alguien que entiende el entorno, aunque no necesariamente lo conozca a fondo. Sin duda ese compañero sabe acercarse o alejarse cuando es necesario.

P. Como viajero fotógrafo ¿qué es lo que detestas en un compañero de viaje?

R. Cuando se trata de fotografiar gente, lo peor es tener un compañero que no sabe respetar tu foto y se coloca a tu lado disparando la misma foto como si fuésemos paparazzi. No solo hace sentir mal a la persona fotografiada, que no sabe dónde mirar, sino que estropea mi foto… y la suya. Imposible hacer un retrato decente con un compañero de este tipo.

P. ¿Angular o teleobjetivo?

R. Prefiero teleobjetivo, no tanto porque me molesten las distorsiones del angular sino porque me gusta más resaltar el centro de interés y que quede difuminado el resto. No me entusiasma la definición del angular, ni me interesa tanto captar todo lo que hay alrededor, imagino que por el tipo de fotografía que disfruto más, el retrato. Ideal para mi 80mm a 100mm.

P. Elige un país para vivir que no sea el tuyo

R. Más que un país, una ciudad: Nueva York, me fascina la amalgama cultural que aglutina. Es allí donde conviven todas las culturas del mundo, donde se puede encontrar todo tipo de personas.

P. ¿Cómo te gusta salir a fotografiar? ¿sola o con un compañero?

R. Parece una contradicción, pero creo que una salida ideal es siempre con un un compañero que sepa “independizarse” en el momento adecuado, que sepa “ir y venir”. Me gusta comentar y compartir.

P. Cuál es tu lema?

R. “Life is good”, vivir el presente, disfrutar del momento… la vida es lo único que tenemos.

P. Cuál es el viaje de tus sueños?

R. Por soñar, me gustaría hacer un viaje largo, de unos tres meses, a Indonesia, por ejemplo, que me permitiese pasear por la vida cotidiana, y vivir una experiencia sin sentir que hay una fecha de vuelta demasiado próxima. Más que el destino en sí, es la forma.