+34 640 505 630 WhatsApp info@artisal.com

shapeimage_3

Corre el rumor que “los americanos” van a invadir la isla y que nunca será lo que fue…

 

Ya sabemos el proceso que empezó en Cuba en diciembre 2014 cuando se restablecieron las relaciones diplomáticas con los EEUU. Y, con un poco de imaginación, hasta podemos intuir como seguirá el tema: con la apertura de una embajada estadounidense en La Habana y el fin del embrago a Cuba.

Los ciudadanos estadounidenses llevan más de 50 años sin poder viajar a la isla a pesar de estar a menos de una hora de vuelo y está claro que habrá una avalancha de estadounidenses (que no de “americanos” porque, ¿a caso los cubanos no son también americanos?). Pero, me parece que el hecho de que Cuba sea un destino turístico de primera categoría a instalar un McDonalds en el Malecón, son cosas distintas.

De todas formas yo vivo en Barcelona (¡ciudad turística donde las haya!), y aquí tenemos McDonalds en Las Ramblas, delante de la Sagrada Familia… y ¡no pasa nada!. A mí personalmente no me gusta pero, me pregunto quiénes somos nosotros para delimitar (para lo bueno y para lo malo) el camino de los demás. ¿Realmente nos sentimos con el ánimo suficiente para censurar el recorrido de otro país?. ¿Queremos disfrutar de la la isla tal y como está y cuanto menos cambie mejor para nosotros aunque suponga una involución para el pueblo cubano?.

Por suerte como dice la propietaria de la casa donde me hospedo en Baracoa, “¡el cubano de hoy no es el de hace 50 años y las cosas no se repiten!. Nosotros ya sabemos lo que queremos y el cubano no se va a dejar poner el pie en el cuello. Cuando estuvieron aquí los “americanos” teníamos un 40% de analfabetismo, hoy es muy distinto”.

El premio Nobel de economía Finn Kydland dice que algunas economías ex-soviéticas, que han realizado aperturas, han sido un éxito. Países con la cultura y conocimiento que tiene Cuba pueden tener una buena evolución.

Creo que pasarán cosas buenas y malas pero, si retrocedemos 20 años y comparamos la Cuba de entonces con la Cuba actual, veremos que está mejor ahora que durante el “período especial” donde no había nada de nada. Ahora hay quien se puede buscar la vida, antes era imposible.

En uno de mis últimos viajes estábamos en Trinidad y nos invitaron al cumpleaños de una abuelita que cumplía 100 años. Allí llegar a los 100 es bastante habitual y me pregunto si es la dieta a base de frijoles, arroz y huevos lo que produce esa longevidad o tal vez esa felicidad, amor y forma de vida que todos los que visitamos Cuba envidiamos. Deberíamos pensar un poco en ello y dejar de lapidar cosas que desconocemos.

Siempre es buen momento para visitar Cuba, los precios y algunas cosas cambiarán, pero lo esencial no. Nunca “nada es lo que fue” y, ¡menos mal! porque nunca he estado de acuerdo con esa frase de “tiempos pasados fueron mejores”. Si tú te la crees pues… “pa’tras te vas tu mihermano”.