+34 640 505 630 Teléfono + WhatsApp info@artisal.com

 

El valor en la vida

 

Hay un término japonés que, como casi todos, nos viene como anillo al dedo para describir la filosofía de vida que intentamos aplicar también en el trabajo y en nuestros viajes. Es la palabra “Ikigai” y que, etimológicamente hablando, viene a referirse al “valor” o “mérito” de la vida y encarna la idea de la “felicidad de vivir”. Sería, según Akihiro Hasegawa (psicólogo clínico y profesor de la Universidad de Toyo Ewia), “la razón por la que te levantas cada mañana”.

Te estarás preguntando “¿qué demonios tendrá que ver eso con organizar viajes?”. Pues, la verdad, es que mucho!! 😃 Vamos a ver si somos capaces de explicarnos… Nos gusta definir nuestro trabajo como un “trabajo artesano” y pensamos que nuestros viajes salen de lo común justamente porque están diseñados con la actitud de un artesano: diseñando y cuidando cada detalle centrados en darle un valor al hecho mismo de estar presentes. Darle un sentido a nuestras vidas a través de esta actitud frente al trabajo que, ocupa gran parte de nuestro tiempo, es uno de nuestros principales propósitos.

Dice el sociólogo Richard Sennet que “la labor del artesano es un trabajo bien hecho, paciente y hecho a conciencia para crear productos únicos pero fiables” y que esa es la razón por la que, a veces, “algunos productos artesanales pueden resultar un poco más caros que la oferta estandarizada”. Pero, por otro lado, “añaden otro valor y otra identidad basándose en unas relaciones de consumo más personalizadas: sabemos quién lo ha producido y en qué condiciones”.

Frente a las formas de trabajo y consumo deshumanizadas que se están desarrollando en este nuevo mundo globalizado, nosotros nos decantamos por ese trabajo “artesanal” para conferir de autenticidad y compromiso nuestros viajes, nuestro trabajo y, al fin y al cabo nuestras vidas.

Somos lo que consumimos y nuestra actitud frente a la vida y el valor que le damos a cada minuto (“Ikigai”) nos define.