+34 640 505 630 Teléfono + WhatsApp info@artisal.com

© Laia Sudriá

Fotógrafa documentalista que ha sabido encontrar imágenes y palabras para explicaros uno de los momentos más potentes del viaje: la ceremonia del Donga

Sigo buscando palabras

Los Suri y el Donga

Hace ya dos años que regresé de mi viaje a Etiopía y, como se lee en el título, sigo “buscando palabras” para explicar lo vivido en las lindes del río Omo. Lo he contado muchas veces pero, dejad que me repita una vez más aunque sea sólo como deferencia a aquellos que aún no me lo han oído decir (alguno habrá, digo yo…). Me matriculé en la Facultad de Geografía e historia porque, llegado el momento de elegir estudios universitarios,  hice caso a mi querida “profe de filo” y por aquel entonces mi “gurú” y amiga Felicitat Llop. Fue ella la que me dio el argumento que me convenció sin rechistar para que estudiara antropología. Me dijo “esta carrera te permitirá seguir estudiando para el resto de tus días”. Esas palabras fueron mi salvación ya que ¡jamás me he sentido más protegida que entre libros, familia y viajes! 😉

Pasé cinco largos cursos (en aquellos tiempos las carreras superiores estaban pensadas en cinco años) estudiando sobre el papel las diferentes culturas y sitemas sociales de nuestro planeta. Así, cursé asignaturas de nombres exóticos como “Etnología de los Pueblos Primitivos” o  “Mito, magia y religión” donde los protagonistas fueron, sin duda, las tribus del valle del Omo como los Dinka y nos Nuer (en el actual Sudán del Sur).

No diré que ha sido la suerte porque sé que la suerte hay que currársela pero, sí… un poco sí, la suerte me llevó hace dos veranos a conocer algunos de los pueblos del Valle del Omo (aunque no los Nuer o los Dinka).  Con Artisal tuve la suerte de conocer a los Suri y los Menit.

Una de las personas con la que tuve el placer de compartir esta expedición fue Laia Sudriá, fotógrafa de las que saben estar presentes cuando la ocasión lo requiere.  Fruto de este viaje es el vídeo que aquí os comparto siempre con el permiso de mi querida amiga viajera Laia. Ella sí ha sabido encontrar imágenes y palabras para explicaros uno de los momentos más potentes del viaje: la ceremonia del Donga.

En fin… que con vuestro permiso, dejo de buscar palabras para explicar este viaje porque hay momentos en la vida que lo que requieren es un respetuoso silencio y porque las imágenes de Laia me acompañan y ponen música a mis recuerdos.

Ah!.  Por si estáis interesados en viajar distinto, en conocer las tribus del valle del Omo desde los ojos de la antropología y la fotografía documental, podéis acompañarnos porque tenemos previstas varias salidas en Diciembre 2017 y Septiembre 2018.