+34 640 505 630 Teléfono + WhatsApp info@artisal.com

 

“Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”

 

Llevo bastantes días pensando en cómo os puedo explicar de manera fiel lo vivido durante nuestro último día en Jinja (Uganda). La verdad es que voy a escribir convencida de que no hay palabras que hagan justicia a una vivencia de este calibre humano.

Como habréis visto por los posts anteriores sobre Uganda (“Viaje Fotográfico al corazón de un continente”, “Murchison Falls N.P.”, “Kibale N.P.”, “Gorilas y Muzungu”) este viaje fue eminentemente de naturaleza. Pero, hay que reconocer que, para una persona interesada en las culturas del mundo, el breve contacto humano fue suficiente para darme cuenta de que en Uganda se respira bondad, honestidad y sencillez. Por supuesto debe haber  “mala gente” como en todo el mundo pero, debo la verdad es que Uganda es un país donde el trato humano es de alto nivel. Gente educada y cariñosa que nos atendieron y mimaron durante los trece días que estuvimos en este país, desde nuestro apreciado chófer Mutebi, hasta todos y cada uno de los rangers que nos guiaron en los Parques Nacionales que visitamos. 

Bueno, a lo que voy…. Os quiero explicar que tuvimos el privilegio de visitar un proyecto solidario que puso en marcha hace unos años un muchacho catalán que, pese a su juventud, ha vivido más que muchos y con una intensidad que bien quisiera para mí. El proyecto se llama “Petits detalls” que, en catalán, significa como ya habréis imaginado “Pequeños detalles” porque, ellos saben bien que, atendiendo a los pequeños detalles, uno a uno, con paciencia e ilusión, se consiguen grandes logros. 

Quico, así se llama la persona que puso en marcha esta aventura, nos quiso mostrar dos de los proyectos en los que están trabajando: fabricación artesanal de compresas para facilitar a las chicas que puedan seguir atendiendo a la escuela durante los días en que tienen la regla y un par de escuelas en las que están trabajando. También gestionan un orfanato que no pudimos visitar pero lo haremos sin duda la próxima vez. 

La experiencia de compartir esa mañana con ellos fue un regalo que permanecerá en mi memoria para el resto de los días y desde aquí les doy de nuevo las gracias. 

Aquí os dejo el enlace de “Petits detalls” para que podáis contactar con ellos y hacer vuestra aportación si os parece interesante. Yo ya lo he hecho 🙂